Fisioterapia y Osteopatía

La Osteopatía es una terapia manual cuyo objetivo es armonizar al individuo, teniendo presente que toda alteración de la estructura corporal (huesos, músculos y órganos) repercute sobre la función de dichas estructuras dando lugar a síntomas de dolor, falta de movimiento, estrés, cansancio, etc.

La sesión de osteopatía es siempre individual, en la que se establece un diálogo entre las manos del terapeuta y los tejidos del paciente. Consta de un primer tiempo evaluativo, en la que el fisioterapeuta se interesa por el estado de salud general del paciente y realizará una serie de test y palpaciones manuales para identificar las estructuras que han sufrido pérdida de movimiento. En la segunda fase, la terapéutica, se aplicarán las técnicas manuales pertinentes para normalizar la función y eliminar los síntomas del paciente.

Con la Fisioterapia, además de tratar lesiones o enfermedades musculares, puede ser aplicada también como tratamiento de medicina estética al mejorar la circulación.

Una de esas técnicas es la conocida como Drenaje Linfático Manual (DLM). Es un tipo muy suave de masaje para drenar la acumulación de líquido en el cuerpo y mejorar el funcionamiento de los vasos linfáticos. Se hace de forma circular en trazos suaves hacia el corazón y sin cremas ni aceites para que el tratamiento sea más efectivo.

Este tratamiento consigue mejorar nuestra circulación y ralentizar la aparición de celulitis o piel de naranja en nuestras piernas si se realiza de una forma periódica y se acompaña de dieta y ejercicio.

foto osteopatia